jueves, 6 de noviembre de 2008

LA MANADA (5)



La manada se organiza siguiendo una estricta pauta jerárquica, por la que cada miembro de la manada tiene un lugar, o estatus, que determina el acceso al alimento, o la posibilidad de reproducción. El orden de dominancia impide peleas innecesarias entre los miembros de una manada de lobos- y con ello heridas que pudieran ser graves- ; en caso de surgir una disputa entre dos lobos de una misma manada, el de rango inferior, adoptará una actitud sumisa y se rendirá sin luchar (salvo que se arriesgue a retar al de rango superior). Así mismo, un lobo joven puede ser expulsado de la manada, o marcharse por su propio pie.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Los meses que siguieron fueron probablemente los más felices de mi vida (y más adelante descubrí que también de los de Loli), al principio tratamos de ocultar nuestra historia pero nos dimos cuenta que en el barrio aquella era una tarea imposible. Una noche cuando toda la pandilla estaba reunida, Loli se acercó a mí y me dio un beso, las caras de sorpresa de Pepe, del “tuerto” y de los demás al principio me causaron una cierta hilaridad, pero pronto intuí que Edu se había sentido incómodo, como si aquella demostración de cariño público hubiera erosionado parte de su autoridad. La act¡tud del “jefe” empezó a cambiar, al principio de forma sutil, más adelante la crispación aumentó y cualquier pequeña diferencia provocaba una reacción desmesurada frente a mí.

Pronto empezaron cambios en nuestras vidas, la crisis del petróleo que azotaba Europa parecía pasar de puntillas por nuestro país, sumido en las postrimerías de un régimen paternalista que escondía la realidad macroeconómica mundial a sus súbditos, además nosotros éramos demasiado jóvenes para preocuparnos por ello, y el trabajo no escaseaba todavía. Edu empezó a trabajar como dependiente en una joyería propiedad de la familia Baqués, su tío le consiguió el empleo a la vista de su disipada vida pandillera. Era gracioso ver al “jefe” detrás del mostrador de la relojería, tan cerca del botín con el que habría soñado unas semanas antes. También los demás empezaron a trabajar; Pepe como vendedor de productos de limpieza a granel recorría cada día los edificios de la ciudad cargado con enormes bidones de jabón “La Lagartija”, los gemelos Zipi y Zape en un almacén “sumergido” dedicaban cada día doce horas de sus vidas a montar con cola las pantallas de papel de lámparas clásicas en unas estructuras de alambre, a 10 céntimos la lámpara. Manolo “el del bombo” fue uno de los más afortunados, al cumplir los dieciocho se sacó el carnet de conducir camiones, y el ayuntamiento le contrató como funcionario en la empresa municipal de limpiezas conduciendo el de la basura, una colocación irrenunciable y un “trabajo fijo para toda la vida” en palabras de su madre. También “el tuerto” consiguió empezar a trabajar como mozo en unos grandes almacenes de Barcelona ,“ Jorba preciados” ,nueva denominación de los antiguos almacenes Jorba tras ser comprados por Galerías Preciados, casi se gastaba en transportes y comidas lo que percibía de salario.

Tan solo yo continuaba estudiando, más por empeño de mi padre que por voluntad propia. Con amargura veía como el resto de los compañeros de la pandilla llevaban el bolsillo caliente, mientras que mis gastos eran financiados por Loli semana tras semana. Una noche ya finalizando el bachillerato, al llegar a casa mi padre me esperaba con una gran sonrisa, en su mano sostenía una sobre elegantísimo de La Caja de Pensiones para la vejez y de Ahorros.


.- Ven Xavier, tenemos que hablar de un asunto sobre el que no he querido decirte nada hasta ahora.


Mi padre era el único que me llamaba Xavier, el resto del mundo conocido, incluida Loli, me llamaban Javi. Cuando mi padre se quería revestir de autoridad se sentaba en la mesa del comedor y le pedía a mi madre que nos dejara a solas.


.- Léela tu mismo, es la oportunidad de tu vida.


La carta era una repuesta a la solicitud que mi padre había tramitado en aquella entidad financiera, cuya obra social financiaba a los estudiantes de buen expediente académico con becas de estudios en la universidad Complutense de Madrid. En aquellos años, ni mi familia, ni ninguna otra del barrio de santa Rosa podía permitirse sufragar una carrera a sus hijos, pero la concesión de aquella beca, que debía haberme alegrado, supuso el advenimiento de negras sombras a mi vida y alejarme de Loli por cinco años pesaba como una losa en mi voluntad, aún así, consciente del esfuerzo realizado por mi padre, tomé la decisión de aceptarla.

No fue la oportunidad de mi vida, al menos en la forma que pensó mi progenitor, aquella beca marcaría toda mi existencia a fuego candente y me puso en el trágico camino que ya no habría de dejar hasta hoy.

16 comentarios:

kiko dijo...

gracias por el nuevo capitulo¡¡¡

Anónimo dijo...

Parece que hoy has girado una curva. Aunque eso no significa que deje de pasar lo que tuviera que pasar. Me alegro de haberlo leído antes de irme a la cama. :-) Aunque lo siento porque me he quedado sin aliciente narrativo para mañana :-(

Qué interesante.

Junio

Bolzano dijo...

Pues realmente a dado un tumbo, pero en el final se detectan nuevas emociones para la próxima entrega.

Que bueno el prolegónemo. Le da un toque especial a la historia.

A seguir.

ale dijo...

Qué le pasará al lobo joven?

Gracias, me ha gustado mucho.

Anónimo dijo...

Me sigue gustando mucho.

Lo que no entiendo es cómo la Complutense le puede sentar mal a nadie. Gran universidad... bueno más o menos grande no es cuestión de mentir jajaja


Por otro lado la introducción de los lobos es estupenda, me ha recordad a la forma de trabajar de esta empresa mía. La única diferencia es que aquí los lobos jóvenes se te suben a la espalda como te descuides, nada de marcharse con las orejas gachas...

Buen finde, espero impacente nuevas entragas

Mercedes

kiko dijo...

hey¡¡ bonito lavado de cara¡¡¡

Robert dijo...

...le esta quedando muy bien mi capitan...

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Muchas gracias a todos, como siempre.

Ya empiezo a acostumbrarme a las flores, el día que lleguen los palos me pillarán de sorpresa.

Robert dijo...

...cuando tengan que venir, vendran mi capitan, no lo dude.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

No llamemos al mal tiempo Robert.

;)

maria dijo...

La Complutense es mi universidad y la verdad que para mí fué un soplo de libertad, y eso que el edificio de mi facultad fué diseñado en principio como una cárcel de mujeres...pero en fin...

Muy buena esta segunda parte aunque de repente pasa todo muy deprisa, no te has parado tanto en las descripciones...o me lo parece a mi después de un largo día de "colleges" como dicen los holandeses...

Bueno mañana es domingo y no tengo capítulos de Amar en Tiempos Revueltos los fines de semana, así que me harías un gran favor sacrificando tu merecido descanso dominical y regalándonos como poco dos entregas más...

Un abrazo

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

María, me temo que no va a ser posible.

Hoy tenemos excursión dominguera con mi hija. Lo voy a tener difícil.

:)

Mercedes dijo...

No te he dicho nada del nuevo formato. Me gusta. La foto de la NASA es impresionante. Las calaveras ni untadas con National Geographic. Por muy interesante que sea, y es, Nacional Geographic

Anónimo dijo...

Lo de la calavera era sin intención de faltar a la bandera pirata. Supongo que eso se entendía :)

Mercedes

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Por supuesto, Mercedes....


;)

la granota dijo...

Hola Capi. ¿Harás una colaboración para el mes de los pies?