sábado, 10 de mayo de 2008

AKELARRE



Llovía insistentemente aquella tarde, Anna llevaba más de seis horas conduciendo su pequeño Opel Corsa desde Barcelona hasta las inmediaciones del Valle de Baztán en Navarra, el paisaje hasta entonces había sido maravilloso, bosques de abetos centenarios se erguían a banda y banda de los cristales, hacía mucho rato que había dejado la autopista y se adentraba por carreteras secundarias. Sorprendentemente una espesa niebla empezó a cubrir la carretera impidiendo ver a más de dos metros de distancia y en cambio no cesaba de llover, era la primera vez que Anna se encontraba en esa situación, y aunque no era una mujer fácil de atemorizar, sentía una inquietud extraña.

Hacía más de un año que redactaba su tesis doctoral en Historia medieval sobre la presecución de la brujería por parte de la Inquisición en España, y le interesaba profúndamente la leyenda de las brujas de Zugarramurdi. La historia se remontaba al año 1610, el inquisidor Alvarado se instaló en Zugarramurdi acusando a más de doscientas cincuenta personas de prácticas de brujería. Cuarenta de ellas fueron llevadas a al Tribunal del Santo Oficio, dieciocho admitieron tras ser sometidas al tormento haber mantenido reuniones con el diablo, de los cuales ocho fallecieron presas y el resto fueron condenados a la pérdida de sus bienes y a prisión perpetua. Once procesados negaron hasta el final las acusaciones del fiscal, seis fueron quemados vivos y los otros cinco que habían fallecido en prisión, fueron quemados en efigie.

El objeto del viaje era pasar la noche del 21 de Junio, solsticio de verano, acampando cerca de las cuevas en compañía de Itziar, una compañera de Universidad originaria de Pamplona, gran conocedora de la historia y tradiciones de su tierra junto con unos amigos de esta. Había traído abundante hierba de cosecha propia, cultivada en el balcón del apartamento que compartían en Barcelona, alcohol y unos monguis alucinógenos que había comprado por Internet en una Web llamada Isla Tortuga. Itziar le esperaba desde hacía un par de días acampada con sus amigos cerca de las cuevas y le había prometido rememorar uno de los akelarres que se celebraban en la edad media con todos sus ritos y litúrgias, eso si, sin brujas, su amiga era una cachonda impenitente, y según le había dicho, los dos chicos que la acompañaban estaban tremendos.

Por fin llegó al desvío que se adentraba en el bosque, tal como le había indicado su amiga tras un kilómetro escaso el estrecho camino le conducía al prado donde debían estar acampados, iluminó con los focos del vehículo y allí estaba la tienda, no vio a nadie, nada extraño con la lluvia que caía, debían estar sin duda en el interior de la pequeña canadiense. La espesa niebla impedía observar la belleza del paisaje, pero se intuía un verde profundo de la vegetación que se enmascaraba lentamente con la caída de la tarde.

Se acerco rápidamente a la tienda, con la sorpresa de encontrarla vacía.

.- Estarán en el pueblo pensó Anna, con esta lluvia se habrán acercado a tomar unas copas.

Aún no eran las ocho de la tarde del día más largo del año y estaba oscureciendo,parecía como si la noche quisiera desplomarse impaciente sobre los valles navarros y envolver de misterio el ambiente. Anna sacó de su paquete de Marlboro un porrito ya liado y lo encendió, necesitaba desprenderse de la tensión del viaje y de aquella insistente inquietud que la atenazaba desde que había llegado al valle, las primeras caladas la relajaron y con la euforia del cannabis decidió salir al exterior y acercarse a la cueva de las brujas que se encontraba a escasos 50 metros de la tienda, con una linterna se puso a andar en dirección hacia la pared de roca y al acercarse divisó en el fondo de la cueva un pequeño resplandor, entró observando una hoguera encendida casi al fondo de la caverna, intentó escudriñar con su vista todos los rincones de la oquedad pero no pudo divisar a nadie en la estancia, la marihuana y el cansancio del viaje estaban haciendo mella en Anna que no tardó en dejarse caer profundamente dormida al calor de la hoguera.

De repente se despertó sobresaltada por un intenso calor, la hoguera ardía ahora de forma muy viva, y la luz que desprendía le impedía ver la entrada de la cueva, al fondo de la misma, unas sombras parecían danzar en la pared. Cuando pudo acostumbrar sus ojos a la luz, vio a su amiga desnuda bailando con dos chicos alrededor del fuego una extraña danza con las manos enlazadas, Itziar al ver que había despertado se acercó a ella y besándola suavemente en los labios, le susurró al oído

.- Ven, quítate la ropa y baila con nosotros la danza del carnero.

Anna estaba excitada, se dejó llevar y empezó a bailar una extraña danza sin música, escuchando ensimismada las palabras en eusquera (o al menos eso le parecía) que recitaba su amiga rítmicamente. El más alto de los hombres la cogió suavemente por la cintura, y le empezó a besar mientras la acariciaba, Itziar ya estaba subida encima de su otro amigo, follaron toda la noche, primero con uno, después con el otro…pero en ningún momento Itziar dejaba de cantar las letanías en ese extraño idioma. Fue una orgía fantástica, llena de sensaciones placenteras como nunca había vivido, ni siquiera en aquellas fiestas que organizaba Carlos, el tutor de la tesis doctoral en su casa de Sant Cugat, que solían acabar en “petit comité” con los participantes bañándose en pelotas dentro de la piscina.

Casi de madrugada se quedaron todos dormidos.

Por la mañana la despertó el ruido del motor de un coche, miró a su alrededor y no encontraba ni a Itziar ni a sus amigos, se vistió apresuradamente y salió al exterior de la cueva. Fuera se encontraba un vehículo de la policía foral Navarra, uno de los agentes se acercó a ella y se identificó como el sargento Alvarado.

.- Buenos días, ¿conocía a los chicos que acamparon en aquella tienda?

Anna pensó asustada que quizás les habían detenido por posesión de drogas, en la tienda había maría para que fumara un batallón de legionarios. Acabáramos que a su edad, a punto de terminar el doctorado terminara como imputada en un delito contra la salud pública.

.- Si, Itziar era amiga mía, a los chicos casi no les conozco ¿han hecho algo ilegal agente?

.- No, no se trata de eso, lamento tener que comunicarle una trágica noticia, sus amigos sufrieron ayer por la tarde un accidente de tráfico justo al salir del pueblo, lamentablemente no se pudo hacer nada por sus vidas, el coche se incendió y murieron en el acto. Lo sentimos mucho señorita. ¿Necesita que la ayudemos?

No brotó ni una lágrima de sus preciosos ojos azules, el recuerdo de la noche pasada estaba tan vivo que todavía recordaba los olores, los sabores y el tacto de los cuerpos desnudos, recordó amárgamente que Itziar siempre cumplía sus promesas, por eso era su mejor amiga, nunca le había fallado.

.- ¿Señorita, está Ud. bien? ¿Quiere acompañarnos a jefatura? Necesitamos que preste declaración.

Las sombras seguían danzando en el fondo de la caverna mientras la hoguera se extinguía lentamente.

20 comentarios:

Mercedes dijo...

Anda, Rojo, pues me ha gustado. Me ha gustado la historia, la fantasía y el realismo de mezclar a los nacionalistas con la droga ( Lo siento no me he podido resistir a la maldad)

De todas formas, te diré que en la Universidad Complutense los de medieval tenían fama de serios, las orgías se daban (por lo visto) en las excursiones supuestamente con fines arqueológicos que hacían los de prehistoria.

Ya sabes, la próxima historia a la vera de una cueva con Mamuts dibujados.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

¿ nacionalistas?

¿no habíamos quedado en que Navarra es España?

Yo tampoco me puedo resistir a las maldades...

;)

PD:

me alegro que te guste, para eso escribo y me pierdo las interesantísimas tribulaciones de Shasta con sus conquistas chateras, antiguamente llamadas chatis.

Mercedes dijo...

Pero de la Navarra que habla vasco. ( y vota abertzale)

Anónimo dijo...

Drogas? Que drogas? Lo dices por el porrito ya liado? Bueeeeeeno tampoco hay que exagerar. Es solo algo un tanto afrodisiaco...
pablo

Mercedes dijo...

No sé que hace una chica tan seria, tan formal,tan tradicional como yo rodeada de tanto liberal y libertario...y, encima, me río con vuestros comentarios.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Mercedes, ya cuando tenía 16 años, las niñas de 15 del colegio Pureza de María de no se que monjas, saltaban la valla para venir a fumarse unos cigarritos con nosotros, niños malos, muy malos.

No es nada nuevo.

;)

Mercedes dijo...

Rojo, no me lo puedo creer. Yo estudié en la Pureza de María de Madrid. El colegio de Barcelona está en San Cugat. Las monjas son las de la Pureza de María, una orden mallorquina. Que yo sepa en mi clase no fumaba nadie (Porros), pero vete tu a saber. Lo mejor de todo colegio de mojas es que al lado hay uno de curas. Nostras teníamos dos para elegir: los agustinianos y el Pilar (el nuevo, el antiguo es el de la calle Castelló)

Hace poco más de un mes celebramos el 50 aniversario de la creación del colegio de Madrid. Te aseguro que las ex –alumnas de la Pureza hemos salido muy bien, por lo menos las de Madrid ;)

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Yo no he dicho porros Mercedes...
a los 16 tampoco fumaba yo esas cosas.

:)

bueno ya casi me tienes localizado.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Yo era un chico malo que iba a un colegio del Opus Dei cercano, pero no tan malo como para fumar porros.

Siempre me gustaron aquellas falditas grises del uniforme.

;)

Ahora he vuelto a la adolescencia, sigo siendo malo pero tampoco fumo porros, ni siquiera fumo.

Cosas de la madurez (en todos los sentidos).

Mercedes dijo...

Lo de los porros lo deduje ( se ve que muy mal deducido) de la historia del aquerrale. Si era tabaco normal, allí fumaban como descosidas y siguen haciéndolo. Yo nunca he fumado.

Los pichis con aquellas falditas tableadas tenían su aquel... sobre todo en los días de viento. Qué tiempos

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

¿somos de la misma quinta Mercedes?

63.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

me refería a la cosecha del 63, no a 63 años en la bodega.

No soy tan viejo como Uncle.

Anónimo dijo...

Pero Mercedes, preferiras a un libertario antes que a un progre no???
pablo

Mercedes dijo...

Querido Piratín, en esto de preguntar la edad a las señoras te ha salido todo el espíritu bucanero. Con todo te contestaré. No, no nací en el 63 soy un poquito más joven, sin exagerar en esto de la juventud. Si en aquellos años alguna chica de mi edad hubiera saltado la valla para ir a fumar contigo, hubieras pensado que cometías un infanticidio. Hoy, como dice un compañero, las generaciones se ensanchan y lo mismo da 40 que 45 ;)…..y en septiembre uno más.

Querido Pablo, claro que prefiero un libertario o un liberal, un progre es inaguantable. Casi, casi tan malo como un progre es un pijo y, lo peor de todo, es cuando se juntan ambos y sale un pijiprogre. Y anda que no hay.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Mercedes, si te hubiera visto alguna vez saltar la valla, te habría dado unos lacasitos y te habría llevado a la recepción del colegio.

Me parecías de una edad similar por la forma de expresarte, aunque ya veo que eres muchísimo más joven, casi una niña.

;)

Yo al contrario que Uncle y Sniper, dos viejos, no tanto por la sabiduría sinó por el mal humor que destilan, he sido siempre más joven de lo que soy.

Mercedes dijo...

Querido Rojo, 4 años de diferencia no pueden cambiar mucho el lenguaje.

A mi me pasa como a una amiga mía que el otro día decía " a mi me abren por aquí ( se señalaba la frente de lado a lado, o sea, se abría metafóricamente el craneo) y estoy igual que en la facultad". En fin, casi igual...:)

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Cuando decía lo de que la forma de expresarnos era similar, no te lo tomes a mal, Sniper hubiera vomitado sobre ese comentario.

:)

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Con lo bien que me iría Sniper si se pasara por aquí de vez en cuando a corregirme las faltas y las incongruencias sintácticas.

:)

Mercedes dijo...

No me lo he tomado a mal.

No creo que necesites que nadie te corrija. Cada uno tiene su estilo. Además, para eso existen correctores en las editoriales o existían

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Siguen existiendo.

Algunos ahora trabajan en pijama desde su casa los ratitos que no se conectan a Heterodoxias.

:)