martes, 16 de septiembre de 2008

EL VELO



Alicia se despertó aquella mañana del mes de abril. Entre las rendijas de la ventana se filtraba la luz; ese sol madrileño de primavera, alegre como pocos. La claridad le permitía ver colgado en una percha el vestido; aquel vestido blanco que se pondría hoy por fin; el vestido con el que sueñan todas las mujeres de niñas. El día tan esperado había llegado. Miró los zapatos, igualmente blancos. La mantilla, cuajada de bordados, que le había regalado la madre de Roger. “Todo es precioso”- pensó-. Se sentía nerviosa y emocionada a un tiempo. “¡Qué suerte he tenido!”- murmuró para sí al tiempo que comenzó a meditar lo mucho que le había costado acabar con aquel novio que tuvo mientras trabajó en Málaga- “¡Cómo pude haber estado tan ciega, si era un impresentable! Pero cuando conocí a Roger se me abrieron los ojos. ¡Tan alto, tan rubio, con aquellos ojazos azules! Siempre me han atraído los rubios, pero en España no hay tantos. ¡Qué casualidades tiene la vida! Aquella reunión de la empresa en la sede de Ginebra… Y aquella otra reunión de confraternización en la sede de Barcelona… Yo que siempre había considerado estos encuentros de un tedio insoportable. ¡Quién me iba a decir que allí encontraría al hombre con el que siempre había soñado!”

Habían sido novios por carta, por teléfono… Ginebra estaba muy lejos de Madrid y, aunque los dos eran directivos de la empresa, no podían permitirse el lujo de coger un avión cada poco para poder verse todo lo que les hubiera gustado. “Pero eso no era importante”- volvió a murmurar- “cuando se quiere a alguien todo da igual”. Su madre había sido novia de su padre también por carta, no eran del mismo pueblo y en aquellos tiempos las comunicaciones eran muy difíciles. “¡Pero mira lo bien que les ha ido!”- exclamó. “Además, Roger escribe unas cartas tan bonitas, es tan tierno, tan dulce. Estoy segura de que por carta hemos sido capaces de conocernos mejor que otros en persona. Tenemos los mismos valores, las mismas inquietudes, los mismos gustos. ¡Ojalá, lo hubiera conocido antes! ¡Por si fuera poco, es tan simpático! Se hace querer por todo el mundo. Aún recuerdo aquel viaje a Burgos -uf que frío hacía- El que mejor lo llevó fue él, evidentemente, en Suiza hace mucho más frío y está acostumbrado”. Habían ido a aquella excursión con los amigos de Alicia para que pudiera conocer a las amistades de su novia. “Lo pasamos muy bien y estoy segura de que a todos les cayó estupendamente. Es verdad que se contrarió un poco cuando, al empezar a nevar, decidimos dejar nuestro puesto en la fila que se había formado para entrar a la catedral. Pero, claro, es difícil que un suizo entienda que los españoles no tenemos costumbre de estar en medio de una nevada y de ese frío. Pero la verdad es que el enfadillo le duró poco; en cuanto entramos en aquel bar de la plaza mayor y tomó un vinito en seguida se conformó. ¡Qué risas hicimos en aquel bar! Todos menos Juan. ¡Hay qué ver! Para ser tan gran amigo, se puso muy serio con Roger; total porque el pobre tomó unas cervecitas de más. Llegué a pensar que Juan sentía por mi algo más que amistad…no sé, algo raro sin duda. Ana también se puso pesada al final de aquel viaje preguntándome si estaba segura de lo que iba a hacer. ¡Cómo no voy a estar segura, si es un hombre maravilloso! Además, tengo 30 años y no puedo esperar eternamente; quiero casarme y tener hijos. Pero Ana sigue en sus trece. Esta misma semana volvió a insistir en que me lo pensara. Me recordó aquel incidente con el señor de la gasolinera en el viaje de vuelta de Burgos a Madrid. ¡Pero es que el tipo de la gasolina era un impertinente! Lo mismo que el taxista que nos recogió en el aeropuerto cuando fui a buscarle anteayer. Roger es un tipo educadísimo y no soporta groserías. No entiendo la postura de Ana, estoy convencida de que, aunque es tan buena amiga, está un poco celosilla. Ana siempre fue muy guapa y muy lista. Todas las amigas pensábamos que sería la primera en casarse… pero no, es demasiado seria y se pone muy pasada por cosas absurdas. La verdad es que siempre ha sido muy intuitiva y ve los problemas antes que los demás. Pero en este caso, está, claramente, pelusona.”

Tras un largo suspiro y un movimiento de cabeza intuitivo con el que mostraba su desacuerdo con la postura de su amiga Ana, continuó meditando: “menos mal que mis hermanos se llevan muy bien con él. Ayer mismo se fueron de despedida de solteros, llegaron a las tantas, un poco bebidos, la verdad. Me molestó un poco, sobre todo, porque supone darle razones a mi madre que está empeñada en que me case con un español. A mi madre siempre le gustó Javier aquel compañero de la facultad. ¡Qué pesada se pone a veces! La otra noche me hubiera gustado que volvieran más sobrios para evitar ver la expresión de la cara de mi madre cuando desaprueba algo. Pero en cuanto Roger me dijo eso de: Cariño, si no lo celebramos hoy, ¿cuándo quieres que lo hagamos?... Se me olvidó todo. Tenía razón.”

Alicia se casó, se fue a vivir a Suiza con Roger. Lo habían sopesado largamente, si él venía a España perdería mucho dinero. Además no hablaba español y eso incrementaba las dificultades. En Ginebra, Alicia tendría problemas para encontrar un trabajo de categoría semejante al que detentaba en España pero dominaba el inglés y el francés lo que haría la búsqueda de trabajo más sencilla.

Así fue como Alicia dejó su país, su familia, sus amigos, su porvenir profesional y se instaló en Ginebra.

Mantuvo la amistad con sus amigos a duras penas, salvo con Juan y Ana. Los dos no tuvieron reparos en quedar con su amiga las pocas veces que venía a España. A Roger no le gustaba el sur y procuraba no viajar a España casi nunca. Cuando venían era por pocos días y siempre a carreras.

Una mañana, tres años después de la boda, Ana recibió un correo de Alicia que decía ”Querida Ana, me divorcio. Vuelvo a España”

Ana hubiera podido decir: “lo sabía”. “Lo sabía desde antes de que te casaras. Lo sabía desde que te visité en tu casa en Suiza y vi las voces que te daba Roger a pesar de lo solícita que estabas con él. Lo sabía desde que vi el pasado fin de año la cara de suficiencia con la que nos miraba a todos”. Pero, en vez de eso, escribió: “No te preocupes Alicia, eso pasa hasta en las mejores familias. Si necesitas hablar, te llamo. Si necesitas encontrar empleo, hablo con mi jefe; creo que están buscando gente en algunos departamentos. Me alegro mucho de que vuelvas a estar con nosotros. Todos te queremos y te echamos de menos”

Alicia contestó: “Gracias, Ana. He hablado con mi antiguo jefe y vuelvo a mi primera empresa. Gracias por tu cariño. En estos años ni tú ni Juan me habéis fallado. Sólo hubo una persona que me falló: yo. Yo porque no supe quererme. Me anulé y estuve más pendiente de él que de mí. No supe ver los detalles, las señales que me mandaba de su falta de cariño. Tú los viste desde el primer día. Me equivoqué. Ningún matrimonio, ninguna relación funciona si uno de los dos no sabe valorarse. Me casé vestida con mantilla, pero realmente llevaba un velo sobre los ojos”



MERCEDES.


Nota del propietario del Blog:


La niña ha vuelto a escribir un cuento, esto empieza a parecer la "casa la Paca" que es de lo que se trata.

26 comentarios:

ale dijo...

Mercedes,

Me gusta tu cuento. LLeva más razón que un santo: si uno no se quiere, cómo te van a querer los demás? Ese punto de egoismo es sano.
Hala a seguir escrbiendo, fotografiando ó lo que te de la gana.

Un beso.

Robert dijo...

Volverá a casarse Alicia, o habra perdido irremediablemente su fe en el matrimonio?
Todo amor es ponerse un velo?, tiene Roger un problema con el alcohol?,....Mercedes he leido tu relato con gusto, sigue escribiendo, seria interesante conocer el punto de vista de Ana.
Yo tambien pensé en ti ( y en tu padre) durante la final de baloncesto, estava rodando un cortometraje con unos amigos y tenia una pequeña televisión portatil que no deje de mirar en toda la mañana, alguien dijo que con Calderón hubiesemos ganado...estoy seguro....tambien pensé en ti cuando leí la noticia del tesoro del Mercedes...ya sabes el galeón español hundido con un cargamento de oro...hasta pronto y saludos al cielo de Madrid, nunca tan hermoso como en otoño

Mercedes dijo...

Gracias a los tres. Al capi por colgarlo y a vosotros por leerlo.

Gracias por tus recuerdos Robert. Mi padre disfrutó mucho y yo con él. Aguantó como un jabato la semifinal, creo que digan lo que digan los médicos su corazón es más resistente que el mío.

Los galeones antiguos llevaban nombres preciosos ;) debe ser de lo poco bueno que se va a recuperar de aquel (aunque te agradezco la razón de tu recuerdo) Pero si quieres saber de verdad la propiedad, habrá que acudir al Derecho internacional, a las aguas jurisdiccionales y no sé cuantos otros argumentos jurídicos, todos de lo más sesudo y que se aplican con mayor o menor rigor y vehemencia dependiendo del valor económico- que no sentimental- del tesoro

No tengo ni idea si Alicia se volverá a casar. La historia es inventada. Dicen que en todo relato hay algo del autor, puede ser. En ese caso, para saber de mí tendrás que fijarte más en Ana. Pero tampoco mucho. Jajaja

Robert dijo...

Capitan es usted una amenaza para la libertad, no le da verguenza ser tan y tan rojo, progre mas que progre,....supongo que habra leido esa sarta de estupideces que ha hilvanado en el otro lado uno que se hace llamar punki pero que cuida las formas a mas no poder, dice que toca en un grupo, me lo imagino una especie de Manolo Escobar con cresta y chaqueta de cuero. Supongo que ya lo habra leido, pero si no lo ha hecho se lo aconsejo, es muy divertido. La verdad es que cuando no le ataca la eufória dice alguna cosa sensata pero la mayoria de párrafos son para troncharse. Lealo, seguro que pasa un buen rato, venga que los del Barça ya os mereceis alguna alegria porque llevais un par de años...

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CAPTAIN JACK SPARROW dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Estoy emocionado Robert.

Por fin alguien se da cuenta de mi maldad intrínseca y me valora como me merezco.


Semos peligrosos... ¡quins collons!

Anónimo dijo...

¿Y por qué has quitado la canción del Pirata? Al menos, una la podías haber dejado. Ya la he leído en el lado oscuro, pero aquí no sobraba.

Aclara un poco mi ignorancia (¿Satánica majestad, también tú?) ¿De qué canción de los Rolling es esa letra?

Mercedes

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Jejejeje... Mercedes, tengo una edad que me aproxima más a los Stones que a U2...

Simpathy for the Devil, te la pongo en la musiquita...

Anónimo dijo...

Ay! gracias. "Simpathy for the Devil"... y yo me me decía Católica. No sé si ir a confesarlo.

Mercedes

Robert dijo...

...ja,ja,ja, Dios debe ser indulgente con la música, los rolling (como máximo) son pecado venial,

ale dijo...

Mercedes,

Nada de confesarse, tú como El Padrino: para qué confesarse si no me arrepiento.

Me voy a clase.

Hasta la vista. Pásenlo lo mejor que puedan!

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Mercedes, una pregunta teórica:

¿como sabes tu que el Dios al que te confiesas es el verdadero?

O mejor, empecemos por el principio:

¿ Donde está el bien y donde el mal?

;)

No te hagas mala sangre, es que tenía un ratito y mientras me tomaba una café he pensado que podía hacerte un par de preguntas...

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Chicos/as, el lado oscuro cada día está más rosa... pronto parecerá La Noria.

Me da que me voy a ir quitando ( que ya sería hora).

Mercedes dijo...

Ale, es mejor aquella anécdota, auténtica, de Narváez.

Se estaba muriendo y llamaron al confesor, el cual le preguntó si perdonaba a sus enemigos. A lo que respondió el General:

.- “No puedo Padre”
.- ¿Cómo que no puede?
.- No, padre, no me quedan enemigos. Los he matado a todos.

Mercedes dijo...

Lo primero, no quites del lado oscuro que sin ti es más aburrido.

Lo segundo ¿Y cómo sabes tú que no es el verdadero? ¿O qué razones tienes para pensar que no lo es?

El bien está en tratar a los demás como a uno mismo, el mal, no hacerlo. El bien está en respetar a los demás, del mismo modo que esperas te respeten a ti. Al final es un problema de respetar la esencia, la persona del otro en toda su dimensión, temporal y espiritual. En resumen, en respetar su libertad.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Pero mujer...

la pregunta la hacía yo, no te escaquees.

:)

Mercedes dijo...

Tú eres de Barcelona ¿No?


Pues yo soy ovetense pero de origen pontevedrés. Tendrás que respetar mi idiosincrasia gallega.

¿Tú no sientes a Dios, incluso entre los pucheros- como decía Santa Teresa-?

Pues yo hay días que lo noto cerca. Otros no tanto, lo reconozco. Pero hay momentos en los que si Dios no existe, o está de vacaciones, debe tener un adjunto buenísimo. No sólo por las cosas buenas que pasan, sino también por las fuerzas que te hace tener en los malos momentos.

Ya sé que esto suena cursi y poco creíble. Pero yo no tengo conocimientos para explicar la Fe.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

El lado oscuro ya pasa de castaño idem...

Entre Mister Bort que parece el primo cursi de la señorita Francis, y las últimas incorporaciones se hace muy aburrido.

Incluso el pobre Sniper se deja llevar por la tendencia al chat de gran hermano.

Debe ser una consecuencia de la crisis.

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Yo siempre he procurado tomar distancia para observar la realidad, si me adentro en las profundidades puedo perder la perspectiva.

Alguien me dijo una vez, ¿ como sabes donde está la luz y donde las tinieblas?

Desde entonces sigo haciéndome la misma pregunta, lo cual no quiere decir que tenga la respuesta.

Yo también tengo algo de sangre gallega como puedes ver.

Mercedes dijo...

Dicen que los gallegos son escépticos por naturaleza. Puede que en eso tú estés más cerca de Pontevedra que yo.

De todas formas, yo no las tengo todas conmigo todos los días. Pero algo pasa entonces que me ayuda. Yo no sé explicar esto. De verdad que lo siento.

Hoy el lado oscuro está fatal. Y eso de publicar el artículo de LD para comentar es el colmo de la vagancia. Girauta ni aparece, nos dejó a mitad de una historia y si te he visto no me acuerdo. Tengo la sensación de que los autores se aburren más que nosotros.

Yo estoy por mandar a Pepe un correo con un cuento para que lo ponga y haya más variedad ;) (Claro que, conociendo como se las gasta, borraría el correo en cuanto viera la primera coma mal puesta) En eso tú eres un anfitrión mucho más condescendiente :)

CAPTAIN JACK SPARROW dijo...

Jajajaja,

digamos que más que condescendiente solidario...

Girauta os pondrá la reseña del libro cuando termine la novela para que la compréis... tres capítulos gratis para enganchar y luego pay per view... el ABC del márketing Mercedes.

Si, creo que los anfitriones se aburren como mejillones en el mar muerto, se les ha ido de las manos el blog, pero en parte es culpa suya, hay que currar un poquito también.

En cuanto a lo de borrar los correos, a mi nunca me han borrado ninguno, claro está que en la vida se me ocurriría mandar un correo a gente que luego los publica, casi mejor que los borren.

:)

Ahora si que he visto la luz Mercedes, recojo y me las piro a casa.

;)

a10

Mercedes dijo...

Adiós, Rojín. Qué seas bueno ;)

Robert dijo...

...Mercedes, a veces no necesitas palabras para explicarte y de cursi nada de nada, creo que te entiendo...

Mercedes dijo...

Gracias robert. En otro orden de cosas, acabo de leer tu comentario en el blog de Shasta y tenías mucha razón. Con todo ese equilibrio entre protección y vigilancia es muy difícil de conseguir. Por otro lado, a veces, nos ponemos muy pesados con el que no me vigile el Estado y no tenemos reparo en entrar en Internet, sin seguridad alguna de que no nos lea media humanidad e incluso nos identifique, por poner un ejemplo.

Un beso

ale dijo...

Yo, pasaba por aquí a regar los geranios... pero creo que alguien se los ha llevado. Al ladrón!