viernes, 20 de febrero de 2009

CLARA

Amanecía aquella mañana como amanecen las perras mañanas de febrero, frías y desangeladas, con una tímida claridad pidiendo permiso a las sombras para asomarse por detrás de los viejos edificios del puerto. Un destartalado vehículo de limpieza municipal pasó junto a ella, rociando la acera con un chorro de agua sin detenerse ante el lecho de periódicos y cartones que conformaban su precario aposento nocturno.

Clara se levantó con un gesto de fastidio, mientras sus cansados ojos observaban con una expresión de tristeza infinita el ir y venir de los camiones, que recogían las mercancías llegadas en los mercantes atracados en el muelle de carga. Como cada mañana recogió sus exiguas pertenencias; una botella de plástico llena de brandy, aquel viejo abrigo de lana negro que las monjitas de la caridad le habían regalado en navidad, producto de las donaciones de ropa solidaria, la barra de pan que el encargado de la gasolinera le dio la noche anterior, el único libro que conservaba de su antaño extensa biblioteca, un viejo ejemplar de páginas amarillentas y sucias remendado con decenas de apósitos de cinta de precinto, “Sobre el amor y la soledad” de Krishnamurti, del que tanto había aprendido en los últimos años de su existencia, releído cada día de tal forma que casi podía recitarlo como una opositora aplicada, y la fotografía de María, su hija.

Hacía ya más de nueve años que María había muerto de cáncer. ¿Cual es la razón por la que la gente evita pronunciar esta palabra? se preguntaba; ella siempre había llevado ese nombre grabado en su maltrecho corazón. Después una terrible depresión la llevó de hospital en hospital, mientras su ordenado mundo se desmoronaba. El alcohol entró en su vida atrapándola en una cárcel onírica de la que solo salía en contadas ocasiones para recordar a María o devorar las páginas de “su libro”. Alfredo su marido, la dejó hacía ya unos años, saltó de un barco que se hundía en la terrible tormenta sin esperarla, la familia desapareció en el laberinto de su vida incluso antes que los amigos, que la abandonaron con una sonrisa y palabras amables.

Desde entonces vagaba por las calles, con su carrito lleno de cartones y periódicos viejos, su botella de brandy a granel, el libro de su existencia y la fotografía de María junto a la Bella Durmiente durante sus últimas vacaciones en Eurodisney.

El amanecer de un día cualquiera de febrero es tan apático… parece como si el sol se desperezara lentamente antes de iluminar de forma tenue la ciudad, mientras la niebla de madrugada inunda con su manto blanco el asfalto de las calles. No la vio, el conductor de aquel camión no la pudo ver mientras ella cruzaba adormecida por el alcohol. La invisibilidad manifiesta durante el tramo final de su vida le jugó su última trastada, y quedó junto a la acera, sumida en un charco de sangre. Nadie reclamó su cuerpo, solo un viejo mendigo llamado Alfredo se personó en el tanatorio de Montjuic, para recoger la fotografía de María y el libro de Krishnamurti con lágrimas en los ojos, y desaparecer hacía los puentes de la Ronda del Litoral.

13 comentarios:

Mercedes dijo...

¡Válgame el Cielo, un post sin demagogia barata!

Y, encima, te ha quedado bonito.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Es una forma de verlo, no voy a discutir por eso.

Robert dijo...

...que bien escribes bandido....

Ayer la derrota (Navarro ha vuelto), hoy un comentario muy bonito y gracioso de Mercedes y ahora este escrito tan triste....mi bipolaridad no da abasto.

Un segundo Mercedes,...el otro dia (no recuerdo a hilo de qué) decias que Hitler tambien habia alcanzado el poder en unas elecciones ....no es eso demagogia barata?, crees que si hubiese figurado en su “programa electoral” invadir Polonia o exterminar el pueblo judio lo hubieran votado los alemanes? Este es un argumento recurrente en el lado oscuro y creo que es el apoteósis de la demagogia barata... Quien participe en un blog i este libre de demagógias baratas que tire la primera piedra....

Mercedes dijo...

Hitler se presenta con un programa antisemítico, hablando del espacio vital alemán- idea en la que se basa su expansión y recogidas ambas cosas en su libro “Mi Lucha” (Mein Kampf)
Gana las elecciones después del desastre de la República de Weimar. La ruina del periodo de entreguerras y el orgullo herido tras los 14 puntos de Wilson, llevan a los alemanes a votar a un partido que clamaba por el imperialismo alemán y culpabilizaba a los judíos de todos los males del mundo. Aquello sí estaba en el programa de Hitler. ¿Qué luego fue aún peor? Sí, pero venir se veía venir y muchos lo señalaron.
Churchill el primero.
Es demagogia no ver que los emigrantes entraron con un papeles para todos que era imposible de mantener, cuando el Gobierno socialista toma una medida, posiblemente se podía haber hecho de mejor manera, pero se toma una medida que intenta paliar el problema que están planteando los sin papeles, los ilegales (problema que crearon ellos, pero que intentan arreglar). No se pude despachar a la ligera acudiendo a los sentimientos humanitarios, sin tener en cuenta la situación legal y social.Y sin nombrar en ningún momento que esa es una medida tomada por Rubalcaba
No se puede clamar contra la huelga de los jueces, cuando el que escribe, conoce de sobra la mala situación en al que están los juzgados y por mucho que los jueces cuando dictan entencia ejerzan un poder, el judicial, no dejan de ser Funcionarios del estado. Y además en su reivindicación están las mejoras para esos juzgados y nada más. Y encima se pone un dibujo en el que se les ve poniendo el cazo.¡ Por Dios! ¿Eso no es demagogia? Pues a mi me parece que sí

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Y a mí que me parece que en los dos últimos post objeto de tu crítica no he "regalado" los oídos de nadie. Al contrario, frente a una posición mayoritaria de los ciudadanos en tiempos de crisis de echar la culpa de sus males a los inmigrantes, defiendo el derecho de todo el mundo a vivir donde le plazca y a ganarse la vida de forma honrada en cualquier lugar.

Tampoco me parece nada populista o popular, llámale como quieras, decirle a los jueces, en un momento en el que lo más fácil es ponerse de su lado solicitando más medios para su función a la vista de los retrasos en la administración de Justicia que afectan a todos los ciudadanos, que parte de los males de esta, tienen su orígen en ese corporativismo estúpido que les hace saltar como chiquillos adolescentes cuando se sanciona al Juez Tirado.

Demagogia es una palabra que define perfectamente la oportunidad de la huelga de jueces ( de las dos asociaciones conservadoras)que aprovechando el descontento de la ciudadanía con la administración de Justicia, y haciendo de su soga un sayo, mezclan churras con merinas ( o medios con Tirados) y tras una sola reunión con el Ministro del ramo convocan una huelga sin margen de negociación.

Esta es otra forma de verlo.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Precisamente porque conozco la realidad, no la distorsiono.

Solo pongo a cada uno en el lugar donde creo que debe estar.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

En cuanto a la inmigración, yo no reconozco ni reconoceré nunca las leyes que limitan la libre circulación de los seres humanos, y su derecho a vivir y trabajar donde quieran, y permiten en cambio la libre circulación de empresas y capitales por todo el planeta.

Eso se lo dejo a los liberales de toda la vida.

Yo soy rojo y masón, en este tema, no por este orden.

Robert dijo...

...me encanta leeros...no tanto como a Poe, pero casi....buen fin de semana...Mercedes perdona mi provocación pero tenia ganas de leerte.....

Robert dijo...

...y corriendo el riesgo de que alguien me llame otra vez ch...........s, en este tema estoy totalmente de acuerdo con mi capitan.....

Rose dijo...

Joé....antes de que la página hubiese terminado de cargar el video y mientras leía tu maravilloso relato,me vino a la cabeza "clara,distinta clara,extraña entre su gente,mirada ausente" recuerdo esa canción,cada estrofa,como si fuese hoy...y la escuché hace muchos años!!!!
Ahora veré el video.
Un beso.
(muy buena tu nueva imagen;)

Casteee dijo...

Hola

Bonito relato y a la vez triste. Hacia siglos que no escuchaba esta canción...

Gracias por tu comentario, lo que ocurre que nunca he conseguido disfrutar de esa soledad, ahora es cuando nos estamos haciendo amigas.

Saludos

Brisa dijo...

Siempre me han gustado los finales tristes , porque en la vida real suelen ser así y porque te dejan un regusto amargo que te invita a reflexionar.Muy bonito y en cuanto a ti , Clara , felicidades.
Besinos

Rose dijo...

Menuda discusión...y pa colmo ¿felicidades a ...Clara?
Sin duda me he perdido algo...
me lo expliquen,please!