lunes, 20 de diciembre de 2010

EL ANIVERSARIO DEL HUERFANO



Cada año por estas fechas observo la enorme cantidad de gente que deambula de tienda en tienda, colapsando los centros comerciales de las grandes ciudades, y me sorprendo al observar la decoración navideña, con miles de bombillas de neón iluminando las calles y centenares de Santa Klaus de pega ejerciendo de promotores comerciales para distintas firmas y negocios. Es un ejercicio que indefectiblemente realizo año tras año con el objetivo de intentar comprender qué mueve a tantos seres humanos en ese loco afán consumista en unas fiestas que deberían ser el paradigma del recogimiento y la humildad.

Como todos los veinticuatro de Diciembre he salido de casa para dirigirme a mis ocupaciones habituales, recorriendo en el metro los escasos dos kilómetros que me separan del centro de Barcelona, dentro de un vagón abarrotado de miradas paradójicamente tristes para estas fiestas. Incluso los niños ignoraban la música de los villancicos que sonaban por el hilo musical del convoy. Desde la estación de Sagrera, dos inmigrantes rumanos vestidos torpemente de Papá Noel han entrado para mendigar entre los asientos ante la indiferencia general.

En el exterior un hormiguero incesante de personas va y viene entre El Corte Inglés de Plaza de Cataluña y el centro comercial FNAC situado en la otra acera. Riadas de gente bajan o suben, según se mire, por las ramblas. Me confundo entre ellos como un ciudadano anónimo más, y bajo lentamente en dirección al mar. Por el camino presto atención a las estatuas humanas que desafiando el frío de la tarde, eufemísticamente ofrecen su espectáculo a cambio de la limosna de los turistas, y a unos metros un corrillo de pícaros se arremolinan alrededor de una caja trilera con la aviesa intención de timar a algún guiri despistado.

Del interior de una franquicia de Zara se escapan fugaces las notas de "El tamborilero". Siempre me ha parecido la canción de Navidad más bonita, la que representa el espíritu esencial de la celebración. No me pregunten por qué, pero me acuerdo de las palabras que Nietzsche dejó escritas en “Así habló Zaratustra” en relación a la muerte de Dios. Siempre pensé que aquel trabajo pecaba de vanidad y erraba en el diagnóstico, pero a día de hoy ya no estoy tan seguro de ello.

Giro por una bocacalle del raval y llego a mi destino. Me abre Lucía, como prefiere que la llamemos todos, una monja carente de hábito, y no por ello de su condición, y con cara de satisfacción me conduce al comedor donde me muestra la mesa adornada para la cena de nochebuena. Ataviada con una camisa blanca y unos vaqueros sale a mi encuentro Isabel, otra de las hermanas oblatas que trabajan en el centro, y cuyo entusiasmo nos contagia a todos. Más tarde empiezan a entrar las mujeres que cenarán hoy con nosotros; una docena de prostitutas, en su mayoría, que ejercen en el barrio; toxicómanas, transexuales y mujeres que han perdido toda capacidad de inserción en la sociedad por si mismas. Existe más ilusión y espíritu navideño en los ojos de esas mujeres que esperan impacientes el momento de sentarse y disfrutar de aquella sencilla cena que las hermanas Lucía e Isabel llevaban preparando durante toda la tarde, que en los miles de personas que en el exterior seguían certificando la anunciada muerte de mi padre.

Descorcho una botella de cava y lleno a cada una su copa, mientras Lucía sirve la sopa y la carne del cocido. Corto unas rebanadas de pan y lo voy repartiendo entre las doce mujeres, que me miran con ojos de felicidad, esta vez sin decirles nada, y bendecimos la mesa como cada día. Lucía se acerca llorando, me da un beso y se sienta a mi lado procediendo a leer el evangelio antes de empezar a cenar, como les dejé dicho hace mucho tiempo.

12 comentarios:

Senovilla dijo...

Decía un sabio que a los humanos se les mide por la cantidad y calidad de sus amistades, tengo la fortuna de que formes parte de mi entorno.

Te deseo una Feliz Navidad en compañía de los tuyos y que tus sueños se cumplan siempre.

Un abrazo

Mercedes dijo...

Ay, casi me emociono. Oye que me ha gustado de verdad.

Te has ganado una muy feliz Navidad

Besos

M.

Belén dijo...

Hay muchas formas de vivir estos días, sin duda...

Besicos

mara dijo...

yo una vez ví un vagabundo,que me miró a los ojos fijamente mientras me pedía una limosna y se me puso la carne d gallina,no sé muy bien cómo sería realmente la cara de jesucristo,pero era igual que algunas de las imágenes alas que estamos acostumbrados a ver.....

y soy atea eeh..

un besote,me ha encantado y feliz navidad.

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

Mara,

yo no soy ateo porque no soy religioso.

;)

Balovega dijo...

Buenas noches...

Que tengas a partir de ahora, los mejores momentos, las mejores fiestas, todo lo mejor te deseo junto a los tuyos...

Un abrazo

Archivero dijo...

Feliz Navidad, malandrín, y que el Presidente de la República Mago le traiga de todo a esa preciosa criatura que sin duda estás malcriando, como todo buen padre.
A ti no, a ti que te den :)

la granota dijo...

Qué bonito, capi!!
Hay unos cuantos concursos de cuentos de navidad por ahí, puede que llegues a tiempo :)

Robert dijo...

tot i que no trec gaire el cap, vaig venint per Isla Tortuga, que tingueu un bon any 2011 tots els que visiten el blog especialment per a Mercedes,que de tant en tant també llegeixo tant aquí com al "lado oscuro"

Robert dijo...

...capitan, ja comprendras que no tregui el cap, amb la que cau, tinc por que apareixin comentaris sobre futbol i no pararia de plorar...

CAPTAIN JACK ESPÁRRAGO dijo...

M`agrada veuret en un dia tan senyalat.

Bon any, company, i compte amb la bocina.

;)

Mercedes dijo...

Gracias Robert por el recuerdo y el saludo ( en lo que he entendido) Yo también te deseo que tengas un muy feliz 2011.

Un beso

Mercedes